A continuación compartimos el texto escrito por Ariel Rodríguez que leyó José Miranda en representación de todos los #ArgWB en el lanzamiento de Argentina Wine Bloggers.

Seguramente en algún momento muchos se habrán preguntado qué diferencia había entre un blog y una página web que trata el mismo tema.  Para muchos la respuesta no sería clara, para nosotros es muy fácil: un blogger (del vino, en este caso) no crea su espacio con la intención de vender algo, de hecho casi ni piensa inicialmente qué hacer.  Un blogger simplemente se sienta y empieza a escribir, a crear contenido, a subir fotos y videos.  Después inicia el proceso de pulir la estética, de perfeccionar la redacción de sus notas, de administrar sus publicaciones.  De a poco se vuelve fotógrafo, diseñador gráfico, experto en redes, programador, etcétera.

Su motor es la pasión; su meta, comunicar; lo que lo interroga, su curiosidad y su espíritu inquieto.  Por eso, hoy escribe, mañana organiza un tasting, pasado saca una revista y siempre está pensando en qué movida nueva generar o cómo encarar una nota diferente.

Alguien dijo una vez que los blogs son la venganza de los aficionados, porque los aficionados sienten la necesidad de cada vez conocer más, de informarse y estudiar.  En este proceso nos hemos vuelto consumidores y aficionados al vino muy informados y hemos notado que había mucho de lo que no se hablaba, de tendencias que empezaban desde abajo y eran las redes sociales donde había empezado la movida.

El primer blog de vinos de Argentina vio la luz hace 11 años.  Una década es muchísimo tiempo para mantener una web que no genera ingresos, pero como acá nos mueve un gusto, una pasión, no hacía falta más.  Poco a poco, el consumidor (especializado o no) nos empezó a dar su voto de confianza.  Los blogs nos afianzamos y tenemos un feedback que nos mantiene en cercanía.  Si sumáramos todas las visitas que han recibido nuestros blogs, alcanzaríamos los 2.000.000 de visitas anuales de un público que busca información específica y la encuentra con una mirada personal, libre de ataduras comerciales.

Un bloguero solo es un balde de agua más en la marea de Internet.  Pero todo un grupo de blogueros nos volvemos una ola.  Nunca seremos la marea, pero tenemos nuestro arrastre.

Es así como nos unimos para brindarnos apoyo mutuo y ganar fuerza, siempre respetando lo que cada uno de nosotros es.  Argentina Wine Bloggers no busca tapar las voces y las individualidades, ni tampoco ser una masa de información única sino un espacio que convoca a quienes nos tomamos en serio el trabajo de comunicación que hacemos desde los blogs y las redes.  Pero tampoco nos servía ser una “mesa de ayuda” así que de a poco vamos lanzando movidas conjuntas con un tema en común: primero fue “El vino en vinotecas” y después las entrevistas a enólogos en ascenso.

Por eso cuando Catena Zapata, la bodega más prestigiosa de Argentina, nos brindó su apoyo para hacer este evento e invitarlos, lo vimos como un guiño legitimador, como el reconocimiento a tantos años de trabajar por la cultura del vino.  Por lo tanto, nuestro agradecimiento es infinito así como también lo es para todos aquellos que desde sus lugares nos apoyan desde hace tanto tiempo.

El futuro es esperanzador y colmado de proyectos. ¡No se imaginan lo que es nuestro grupo de WhatsApp!  Hay una ebullición de ideas apuntadas a seguir comunicando de forma honesta y seguir difundiendo la industria del vino nacional.  No sé dónde estaremos mañana, porque el futuro de las comunicaciones avanza en forma vertiginosa, pero lo que sí podemos prometerles es que seguiremos desde aquí, apoyando a la industria y comunicando desde la pasión este maravilloso mundo del vino y su gente.

 

¡Salud!

 

FotoOficialAWB